Luego varios días de búsqueda el cuerpo de Beto Huamani Iquiño fue hallado en la zona “B” de la Embajada de Japón en el distrito de Cayma. El joven había desaparecido el 28 de marzo luego de estar libando licor en compañía de tres amigos.

De acuerdo a las declaraciones de la hermana, Beto Huamani, de 22 años de edad, habría decidido reunirse con sus amigos para conversar sobre un emprendimiento. Sin embargo, después de dicha reunión no se obtuvo comunicación con Huamani Iquiño.

Después de contactar con uno de sujetos presentes en la reunión, el padre se movilizó hasta la parte alta de Cayma donde encontró el cadáver de su hijo para luego dar parte a la policía.

Al momento del rescate el cadáver estaba con el torso desnudo y un short. A pocos metros se encontró un celular y una billetera que aparentemente pertenecían al joven.